Agua y La Provincia

El clima mediterráneo de la provincia de Alicante con temperaturas suaves todo el año por la influencia del mar provoca la escasez de lluvias. Cuando llegan, se concentran en septiembre y octubre y de manera cíclica son torrenciales. Según el resumen de las estaciones pluviométricas del Ministerio del Agua, la precipitación anual media es de 424,4 mm. De este modo, el benigno clima de esta zona es fuente también de duras sequías pero también de ocasionales y violentas trombas de agua, que originan periódicas inundaciones.

La provincia de Alicante está integrada en dos Confederaciones Hidrográficas: la del Júcar y la del río Segura. La Confederación del Júcar se creó en junio de 1934. Abarca todas las cuencas que viertan al Mediterráneo, entre la desembocadura de los ríos Segura y Cenia, incluyendo también este último. Comprende el norte de la provincia de Alicante, la totalidad de Valencia y Castellón, el oeste de Albacete y parte de Cuenca, Teruel y Tarragona. Incluye 789 municipios. De ellos, el 87% son de menos de 10.000 habitantes. La provincia de Alicante es hídricamente deficitaria y ya en el año 1420 agricultores ilicitanos reclamaron agua del Júcar. El pasado año, casi seis siglos después, llegaron caudales de este río al Vinalopó.

La Confederación del Segura se creó en el 23 de agosto de 1926. Fue la segunda Confederación Hidrográfica que entró en servicio en España, después de la del Ebro. Comprende casi completamente la Región de Murcia, el sur de la provincia de Alicante y parcialmente las de Jaén, Granada y Almería más la de Albacete. La cuenca del Segura ha sufrido cíclicas y trágicas inundaciones y asfixiantes sequías. Ya en 1933, el ministro Indalecio Prieto impulsó un trasvase del Tajo al Segura. Fue una realidad en 1979. Desde entonces se han sucedido los trasvases anuales, a veces varios en un mismo año, para combatir la sequía.

Acostumbrados a la secular falta de agua, los agricultores de la provincia son expertos en la gestión, el ahorro de agua y en la reutilización de las residuales. La Generalitat tiene en marcha el II Plan de Saneamiento de Aguas.

 

 

Top